¿Quién hubiera imaginado hace tan sólo 15 años que un argentino sería capaz de desarrollar una empresa rentable que cotice en el NASDAQ? ¿Quien hubiese imaginado que otro argentino sería protagonista de uno de los dos equipos más ganadores de la historia de la NBA?

Corría el año 1999. Michael Jordan jugaba su último partido con los Chicago Bulls. “Su Majestad”, considerado el mejor jugador de la historia, fue campeón seis veces de la NBA, nombrado en todos sus campeonatos como MVP (most valuable player) de las finales, grabando a fuego su nombre entre los colosos de este deporte. Ese mismo año, los mercados de capitales vivían un contexto de suba y euforia desmedida, gracias al rápido crecimiento del sector de Internet. Luego del estallido de la burbuja, muchísimas empresas del sector tuvieron que cerrar, pero unas pocas como Amazon, eBay, PayPal y Google se convirtieron en gigantes líderes de la industria. Así sus fundadores, se consagraron dentro del selecto grupo de los Bill Hewlett, Dave Packard, Gordon Moore, Bill Gates, Michael Dell y Steve Jobs, entre otros.

Para alguien nacido en un país remoto, situado en el extremo sur de Sudamérica, formar parte de alguno de estos grupos selectos no estaba ni en los mejores sueños. Pero como dicen, “el destino es una adivinanza de aquello que todavía no hicimos”, y en ese momento, dos jóvenes recién empezaban a forjar el suyo.

Corría el año 1999. Marcos Galperin fundaba Mercado Libre en un garaje del Barrio de Saavedra y era elegido como emprendedor Endeavor. En ese mismo año, lejos de nuestro país, Emanuel Ginóbili era elegido por los San Antonio Spurs en puesto 57 del Draft de la NBA. A partir de allí, todo cambió para estos dos jóvenes cargados de ilusiones. Solo dos años más tarde, mientras nuestro país caía en una de las mayores crisis institucionales y económicas de la historia, Ginóbili (todavía jugando en Italia) se consagraba en el basket europeo, siendo campeón de la Liga, la Coppa Italiana y la Euroliga. Por su parte, Galperín le cedía el 19,7% del paquete accionario al gigante de la industria Ebay a cambio de “iBazar”, un competidor brasilero. Pero esto recién comenzaba para ambos…

En el 2003, vivieron otros hitos muy importantes. En su primer año en la NBA, Ginóbili se consagró campeón con los Spurs, luego de derrotar en la final a los New Jersey Nets por 4-2. Casi al mismo tiempo, Marcos Galperin se daba el lujo de rechazar una oferta para vender MercadoLibre por la suma de US$ 200 millones de dólares: “Sabíamos que si perseverábamos íbamos a tener una valuación mayor”, expresó en ese entonces. Los años, definitivamente le dieron la razón.

El tiempo pasaba y estos dos argentinos no paraban de sorprendernos. El 2005 sería otro año de gloria para Ginóbilli: luego de vencer a los Detroit Pistons por 4-3, se convertía nuevamente en campeón de la NBA. Gracias a sus notables actuaciones, “Manu” se hacía un nombre dentro de la liga más competitiva del mundo. También Mercado Libre y su dueño seguían creciendo: ese mismo año MercadoLibre.com adquiría operaciones de DeRemate.com en Brasil (donde era llamado Arremate.com), Colombia, Ecuador, México, Perú, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela, lo cual terminó por posicionarla como la empresa líder del comercio electrónico en la región.

Pero el 2007 sería el año de despegue definitivo para Mercadolibre. En el mes de Agosto realizaba una oferta pública inicial de acciones en el NASDAQ, con una oferta de 400 millones de dólares y una valuación de 1.350 millones de dólares. La salida a la bolsa fue todo un éxito: hubo muchos más interesados que los que necesitaban a pesar del contexto complicado como lo fue la crisis subprime. “Estar en la Bolsa significa jugar en primera” decía Marcos, y el valor que se transacciona en MercadoLibre es tres veces todo el Merval porteño junto (dato que sirve para dimensionar la magnitud del suceso). También Los Spurs llegaban a un nuevo éxito ese año: comandados por “Manu”, no se quedaban atrás y lograban algo histórico: luego de barrer a los Cleveland Cavaliers, conseguían el cuarto anillo de la franquicia, el tercero para Manu.

Hoy, quince años después de sus comienzos, los dos siguen en esos selectos grupos.

Emanuel Ginóbilli se prepara para jugar su 5ta. Final de NBA y busca tomarse revancha contra los Miami Heat de Lebron James para conseguir su cuarto anillo. Nadie duda que la camiseta número 20 lucirá en lo más alto del AT&T Center el día que decida retirarse y, probablemente, termine ingresando en el Salón de la Fama. Es el quinto goleador en la historia de los San Antonio Spurs con más de 11 mil puntos y es parte del trío que más partidos de playoff ganó en toda la historia de la NBA.

Sus números lo trascienden, es una leyenda viviente.

Por su parte, Marcos Galperín continúa creciendo junto a MercadoLibre. Los números hablan por sí solos. Con presencia en 12 países, el año pasado obtuvo una facturación de 472,6 millones de dólares, con más de 5 millones de vendedores y 83 millones de transacciones realizadas en el sitio, lo que significó un volumen de 7.300 millones de dólares de dinero transaccionado. Ya superó la barrera de los 100 millones de usuarios. Según Marcos: “Éramos y somos un equipo de personas que quería demostrar que podíamos hacer en y desde América Latina algo con excelencia y de primer nivel, como se hace en las principales economías del mundo”. Así MercadoLibre supo posicionarse como una de las empresas top del mundo y Galperín se ganó la entrada al grupo de emprendedores tech de elite mundial.

Sin duda la figura de Marcos Galperín y Emanuel Ginóbilli puede llegar a ser el punto de partida para otras empresas u otros jugadores argentinos. MercadoLibre podría tener el mismo rol central en la región que tuvo en su momento Hewlett-Packard para Silicon Valley en sus inicios. O tal vez, las actuaciones de “Manu” logren que las franquicias de la liga más importante del mundo se interesen en nuevos talentos de nuestro país. La realidad, es que solo el tiempo dirá si estos dos casos de éxito son los primeros brotes de una epidemia tanto para el basket como para el ecosistema emprendedor argentino, o si tan sólo son dos casos excepcionales aislados.

Lo que sí es seguro, es que a diferencia de hace 15 años, hoy todos nos podemos atrever a soñar.

"La única forma de descubrir los límites de lo posible es ir más allá, hacia lo imposible”.


Acerca del Autor

Martín Perri | Co-fundador de SinRutina

SinRutina es una red de gimnasios, centros de fitness, pilates, yoga, baile, artes marciales y deportes de combate. Ofrece pases libres, que te dan acceso a los distintos centros de su red pagando una única suscripción mensual, o pases diarios, que te dan acceso a un centro pagando por día de uso.

¡Entrá en el sitio y empezá a entrenar!