Un adecuado calentamiento incrementa el flujo sanguíneo hacia los músculos que posteriormente van a ser ejercitados. Esto se traduce en eliminar la rigidez muscular inicial, descender el riesgo de lesión y mejorar el rendimiento físico.

Deberá ser relativamente corto, consistente en ejercicios de carácter ligero y moderado, a la par de realizar movilidad articular, siendo algunos de tipo específico según la actividad. Será por tanto una forma de inducir a preparar el cuerpo para el trabajo, y reducir el riesgo de lesión. Nos ayuda a pasar de un ritmo basal a empezar a engrasar la maquinaria para la actividad que se nos avecina.

Existen varias formas de calentamiento, según el tipo de ejercicio a realizar, o bien la parte del cuerpo que vayamos a trabajar. En ello, que se deberán escoger ciertos ejercicios un poco más específicos. Además, según las condiciones externas, un calentamiento se podrá alargar más o menos. Así si nos encontramos en invierno, a bajas temperaturas, entrar en calor cuesta mucho más.


BENEFICIOS:


  • Incrementar la temperatura del músculo

  • Permitirá contracciones más eficientes de las fibras, siendo producidas estas con mayor fuerza, y relajándose más rápido. Con ello, las cualidades de velocidad y fuerza se ven mejoradas. Por el mismo patrón, las posibilidades de desgarros se pueden ver reducidas.

  • Incrementar la temperatura del cuerpo

  • Se incrementa y mejora la elasticidad muscular, reduciendo tensiones y tirones.

  • Vasodilatación periférica

  • Se reduce la resistencia de los vasos sanguíneos, a la par de ir mejorando la función cardiovascular. El motor se pone en marcha.

  • “Encender” el sistema de refrigeración corporal

  • Con ello ponemos a punto el sistema de termorregulación del organismo, para que cuando comencemos con los esfuerzos significativos, toda la energía producida sea disipada en forma de sudor, manteniendo la temperatura estabilizada de los órganos, y así mejorar el rendimiento, y no vernos forzados a parar la actividad.

  • Aumento de la temperatura de la sangre

  • Esta característica propicia a que se mejore la resistencia, puesto que a mayor temperatura, la hemoglobina de la sangre libera oxígeno más fácilmente. Mayor oxigenación muscular implica un aporte de más combustible al tejido, consiguiendo mayor rendimiento.

  • Mejorar el rango de movimiento articular

  • Cambios hormonales. Mediante el calentamiento, el cuerpo incrementa la producción de varias hormonas responsables de regular la producción energética. Durante el calentamiento este balance hormonal permite que mayor cantidad de carbohidratos y ácidos grasos estén disponibles.

  • Mentalización

  • Es un aspecto muy importante. Si pretendemos comenzar con un entrenamiento, o nos disponemos para una competición, no es muy sensato que lo primero que hagamos en nuestra actividad, sea precisamente, dar comienzo directamente con el ejercicio en cuestión. En el tiempo de calentamiento nuestra mente se libera, se despeja, se incrementa el enfoque y repasamos la estrategia a utilizar (ámbito de competición). Con ello, nos relajamos y aumentamos nuestra concentración.


Acerca de SinRutina

SinRutina es una red online de gimnasios y centros de fitness. Ofrece un servicio de suscripción que te da acceso ilimitado a los distintos centros adheridos pagando 1 única cuota mensual.

¡Entrá en el sitio y empezá a entrenar!