Incluir la práctica de yoga para un deportista en su plan de entrenamiento proporciona beneficios tanto a nivel físico como a nivel mental. Estos son los más destacados:


  1. Estiramientos y mejora del rango de movimiento: Esta clase se basa en posturas donde el músculo debe estirarse, ayudando a incrementar el tiempo que se le dedica a los estiramientos. Fase que se suele olvidar y que es tan importante como el entrenamiento en sí. El yoga te ayuda a eliminar la rigidez, tensiones y contracturas musculares provocadas en el estrés de los entrenamientos. Vinculado con esto, mejora el rango de movimiento de las articulaciones.

  2. Prevención de lesiones: Tiene una acción de prevención de futuras lesiones. Cuando un músculo es más flexible es más fácil que no sufra desgarros, inflamación y fragilidad de las articulaciones.

  3. Desarrolla el equilibrio: El yoga no es tan sencillo como a primera vista pueda parecer y trabaja no solo para estirar sino también elementos clave como el equilibrio. Hasta que no hagas ciertas posturas no entenderás el esfuerzo que requiere.

  4. Corrige desequilibrios musculares: Además de estiramientos y equilibrio se necesita fuerza, pero el trabajo es diferente que el que acostumbras a hacer. Trabajarás otras partes del cuerpo que a lo mejor no tienen tanto énfasis en tu deporte principal, y esto te ayudará a eliminar los desequilibrios. No es extraño que por la naturaleza de tu deporte primario algunos músculos trabajen en exceso y otros músculos sean prácticamente ignorados y en consecuencia se debiliten. Es algo que se corrige con la práctica del yoga, que es un entrenamiento de todo el cuerpo.

  5. Crea nuevas adaptaciones de movimiento: Habrán posturas que puedas hacer de forma más cómoda porque se te den bien y otras que te sean un suplicio. El hecho de enfrentarte a situaciones en las que no eres el mejor, te ayuda a hacer un refuerzo mental. Promueve la aceptación del propio límite del cuerpo.

  6. Reducción del estrés: Las clases tienen un componente espiritual. Aprenderás a dejarte llevar y esto te ayudará a desconectar un poco. La práctica de yoga reduce el estrés que nos ocasionamos por nuestras propias exigencias.

  7. Mejora la respiración: Una práctica regular de pranayama (técnica de yoga de respiración) ayuda a tomar consciencia de la respiración y a mejorar el nivel de oxígeno en sangre. Esto se traslada sin duda a una mejora del rendimiento y de la resistencia.

  8. Control postural: Ayuda a tener una mejor higiene postural ya que fortalece la musculatura dorsal.

  9. Descanso activo: Si eres deportista y quieres mejorar en tu rendimiento debes incluir días de descanso para recuperarte y seguir avanzando. Si sientes que los días de descanso son demasiado poco activos para ti, el yoga en la opción perfecta para darte un entrenamiento suave, de bajo impacto, y a la vez sentir que no te ha perjudicado en la recuperación sino todo lo contrario.


Acerca de SinRutina

SinRutina es una red online de gimnasios y centros de fitness. Ofrece un servicio de suscripción que te da acceso ilimitado a los distintos centros adheridos pagando 1 única cuota mensual.

¡Entrá en el sitio y empezá a entrenar!